lunes, 29 de octubre de 2007

Detonantes para el corazón.

El otro día mencioné una frase que suelo usar mucho a un amigo ... "alimentando inquietudes" y para él, en ese momento fue un detonante. Es curioso como a veces el más mínimo detalle sin importancia y sin venir a cuento te hace recordar cosas agradables y te ponen esa sonrisa de tonto en la cara que finalmente llevarás puesta el resto del día.
Eso mismo fue lo que me ocurrió a mí la semana pasada.... Estaba concentrada elaborando mi primera tarta de manzana. Que si por un lado los ingredientes de la masa, que si los de la crema pastelera, los recipientes y el molde y todo el resto de parafernalia para estos casos. Y allí estaba yo, mezclando y batiendo y sin otro pensamiento que ... "ay Dios mío que saldrá de este mejunje". Todo listo para montar el molde y toca untarlo de mantequilla y ahí estaba mi detonante..... De repente a mi memoria volvieron esos recuerdos de infancia cuando mi abuelo hacía esos maravillosos bizcochones... llenos de cariño. Cuando me dejaba meter el dedo en la masa para ver si estaba riquísima (como siempre) y cuando mi labor era untar el molde de mantequilla.

¡Qué bonito recuerdo!.


"Missing you" Tina Turner. No te echo de menos porque siempre estás conmigo. :)

P.D: La tarta no salió mal, pero abrá que seguir mejorando :)

1 comentario:

Jose dijo...

Yo recuerdo desayunar un tazón de manzanilla con gofio y luego un trozo de pan fresco que mi abuelo traía desde temprano. Qué rico estaba!!. Se me saltan las lágrimas de recordarlo.