miércoles, 16 de abril de 2008

Juegos infantiles

Estaba esta tarde recordando con amigos y riendo sobre todas esas cosas que de pequeños hacíamos y que poco a poco y sin saber muy bien por qué, se nos van olvidando. Así que mirando en un libro que tengo en casa, he encontrado algunos juegos que había olvidado y que me gustaría recordar.

HUEVO DURO: Se colocan todos los jugadores sentados en corro en el suelo y con la cabeza baja para no ver. Uno de los jugadores da la vuelta por fuera del corro y coloca detrás de alguno de ellos un pañuelo mientras se canta la canción: "Ratón que te pilla el gato, ratón que te va a pillar, que si no te pilla ahora, mañana te pillará." Cuando la canción termina, la persona que tenga el pañuelo a su espalda debe levantarse y correr detrás del que le puso el pañuelo intentando cogerle antes de que llegue al sitio que ha quedado libre.

EN EL MAR HAY UN PESCADO: Situados en corro, mientras uno se la queda en el centro, se canta la siguiente canción: "En el mar hay un pescado que tiene la cola verde, la cola verde, la cola verde. Disimula ... (se dice el nombre del jugador que está en el centro) que tu novio no te quiere, que no te quiere, que no te quiere" El jugador del centro responde "si mi novio no me quiere, menos yo le quiero a él/ella, que se vaya con ... (nombre de otro jugador) que está loquito por él/ella."
También muchos otros como el Marro Fuera (una variante de la cogida donde no se podían soltar las manos), el pañuelito o alerta (donde se trataba de llevar el pañuelo a tu equipo antes de que te cogieran), El patio de mi casa, el Que pase Misí, ¿Dónde están las llaves?. No me reí yo poco de peque jugando Al Corrito de San Miguel y con la sonrisa de medio lado. Y no fueron pocas las mejillas que inocentemente besábamos con eso de "Ahí va, el conejo de la suerte, haciendo reverencia con su cara de vergüenza, tú besarás al chico o a la chica que te guste más."
Ayy que bonita la infancia.
Besitos pequeñitos.

2 comentarios:

ignaciomgm dijo...

Yo del que me acuerdo es de verdad, consecuencia o beso jeje

Carol·ina dijo...

¿A que tú siempre pedías beso? jeje